El Taller Museo de Artziniega. Escultura a las puertas de Bilbao.

Un taller-museo es la relación directa entre el espectador y el artísta, una visita didáctica al génesis de la obra desde el laboratorio del volumen y la forma, hasta la abstracción simbólica.

Un taller museo es un mundo real, sumergido en un “cosmos” que el artista reduce al bosque, una construcción telúrica, sembrada en la tierra, el simbolismo abstracto de una situación real, una apuesta por la armonía,… y sobre todo por la paz del mundo en el que nos toca vivir: Gernika, Sarajevo, Kósovo…

Una visión de vida y muerte desde la esencia de la naturaleza. Un panteísmo, una cosmogonía ¿deportista?, ¿natural?… ¿planetaria?, o simplemente la percepción del medio habitual de trabajo, del contacto directo con la creación, el espacio y la obra.

Un taller-museo es un espacio de arte actual, en este caso enraizado también en lo arcaico, con contenidos audiovisuales hoy imprescindibles para sentir y comprender cualquier espacio artístico.